La renovación del aire en hogares en época COVID-19

Giacomini

La clave para evitar la transmisión del virus en edificios y otros espacios cerrados pasa por una buena ventilación y climatización de los mismos.

A día de hoy, se conoce que la principal vía de contagio del COVID-19 es aérea. Si bien las gotículas más grandes del virus se depositan rápidamente y deben eliminarse exclusivamente con rigurosas medidas de higiene, las más pequeñas pueden mantenerse suspendidas largas horas en el aire, según los más recientes estudios científicos.

Un interior mal ventilado puede suponer un gran foco de contagio. Una persona adulta exhala de sus pulmones en condiciones normales de reposo un volumen de aire equivalente a 10m³ en unas dos horas y media. Esto es un volumen de aire compartido con el resto de personas en la misma habitación, que también respiran el mismo aire. Si este aire no se renueva, la capacidad de infección se multiplica. Estos datos refuerzan la necesidad de instalar sistemas de renovación de aire en todo tipo de edificios.

Para afrontar esta realidad, el pasado mes de junio, el Gobierno hizo pública una guía sobre el uso de sistemas de climatización y ventilación para prevenir la expansión del virus, dirigido a los profesionales técnicos del sector. En dicha guía, se establece que el parámetro más importante es la renovación del aire y se describen varias recomendaciones a seguir para la prevención de contagios y el protocolo en caso de positivos.

¿Cómo utilizar los sistemas de ventilación durante la época de COVID-19?

  • En primer lugar, y para prevenir posibles contagios, se recomienda incrementar la entrada del aire del exterior, con el objetivo de disolver las partículas del virus. Si el edificio no dispone de ventilación mecánica, se recomienda favorecer la apertura de ventanas accesibles.
  • También se aconseja reemplazar los filtros de aire de acuerdo con el programa de mantenimiento de cada edificio.
  • Asimismo, se recomienda mantener la humedad entre el 40-60%, ya que según algunos estudios las partículas del virus perduran más en el aire excesivamente seco.
  • En el caso, que se detecte un positivo de COVID-19, se recomienda que el espacio donde se haya alojado la persona sea ventilado durante, al menos, cuatro horas antes de proceder a la desinfección.

De este modo, la climatización y ventilación de edificios se ha convertido en una prioridad para las instituciones, que siguen luchando para terminar con esta pandemia mundial que empezó a principios de año y que parece seguirá presente, como mínimo durante los próximos meses.



Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información en nuestra política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar