Unex | Arquitectura Sostenible: Torre Elithis

UNEX

El medio ambiente es algo que nos ha preocupado desde siempre, por ello participamos en proyectos sostenibles desde hace años.

Cuando participamos en un proyecto nos lo planteamos como un ecosistema dónde la ecoconstrucción, la ecogestión, la deconstrucción y el confort seguro son realidades concretas para alcanzar una verdadera sostenibilidad arquitectónica. El medio ambiente es algo que nos ha preocupado desde siempre por ello participamos en proyectos sostenibles desde hace años, ya que hemos podido cumplir con las certificaciones y criterios para los edificios eficientes.

Somos conscientes de que los edificios consumen más de la mitad de los recursos energéticos y materiales del planeta. Al formular nuestras propias materias primas, nuestros productos son totalmente reciclables mecánicamente. Además, cumplen con la Directiva RoHS. El uso de productos RoHS contribuye a una construcción sostenible, preservando la seguridad de las personas y el medio ambiente, limitando el uso de sustancias que la UE considera peligrosas.

La verdadera sostenibilidad reclama una profunda transformación del papel del arquitecto, ya que éste debe controlar el impacto de los edificios sobre el medio ambiente y la salubridad interior de un modo que sea viable técnica y económicamente.

Este es el caso del edificio de Oficinas Torre Elithis donde se da preferencia a la salud de las personas y de nuestro planeta, así como a la eficiencia energética. El proyecto fue creado por Thierry Bièvre, director general de la empresa Elithis Ingénierie, y es un ejemplo de edificación sustentable que utiliza la última tecnología disponible.

La Torre Elithis es un Edificio de oficinas de nueva generación con balance energético positivo, que genera más energía de la que consume y emite seis veces menos gases de efecto invernadero (GEI). Esto demuestra que, exigiendo inteligencia, audacia y creatividad, es posible construir de forma estética, limpia y energéticamente eficiente, por unos costes similares a los edificios tradicionales.

Los materiales se eligieron en función de su impacto ambiental. La piel exterior se compone de madera, de aislantes reciclados y de numerosas vayas acristaladas, que favorecen la entrada de luz natural. La forma del edificio pretende reducir las superficies superfluas.

Para distribuir los servicios cableados y alimentar los puntos de conexión, se optó por la Canal 93 en color aluminio, sin procesos industriales añadidos, en recorrido perimetral a nivel de zócalo. La Canal 93 es una solución flexible y adaptable, forma parte de las paredes por su posibilidad de encastrado. Se puede instalar cualquier tipo de mecanismo mundial del mercado y es integrable en entornos arquitectónicos asegurando la máxima funcionalidad con todas las ventajas del aislamiento eléctrico y los acabados del aluminio.  Al no precisar mantenimiento, ser reciclable y cumplir con la Directiva RoHS, contribuye a la sostenibilidad global del edificio.



Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información en nuestra política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar